jueves, 20 de septiembre de 2018


El sexo como ya hemos especificado con anterioridad, también se aprende y el conseguir un buen orgasmo es posible si se trabaja en ello.

Las mujeres tenemos mayores dificultades para llegar al orgasmo que los hombres, ya que nuestro órgano sexual se haya en el interior y no en el exterior como el pene, de ahí deriva el hecho de que tengamos que tener más cuidado debido al mayor riesgo de contraer enfermedades.

Pero también es verdad que nos es más sencillo trabajar para lograr tener mayores orgasmos y mejores relaciones sexuales en general. Para ello debes endurecer los músculos de la vagina realizando los llamados ejercicios de Kegel.

Ejercicios de Kegel, ¿qué son?

Se trata de la realización de una serie de ejercicios muy sencillos para fortalecer el músculo pubococcígeo.

No sólo se conseguirá un beneficio para la mujer, sino que también el pene estará más estimulado (al estar los músculos más endurecidos, a la fricción, el pene lo notará más).

Arnold Kegel desarrolló estos ejercicios en 1940. Kegel buscaba fortalecer los músculos del suelo pélvico de la mujer y evitar las pérdidas de orina que sobre todo sufren las mujeres mayores y aquellas que han dado a luz (aunque no las únicas).

¿Cómo se realizan?

Puedes ejercitarlos siempre que lo desees, ya que no tienes que estar en determinada postura o llevar una ropa especial para podar hacerlos.

En verdad nadie se dará cuenta de que los realizas. Así que si vas en transporte público, estás esperando la cola del supermercado o del banco y no sabes qué hacer, no pierdas el tiempo y haz tus ejercicios de Kegel.

Es muy simple: contrae y relaja varias veces la abertura vaginal, como cuando lo contraes porque tienes ganas de miccionar.

Puedes hacerlo con series rápidas y lentas (reteniendo la contracción unos segundos) o alternando ambas, hazlo todo el tiempo que necesites.

También puedes realizar este otro ejercicio, como cuando quieres miccionar rápido, retenlo así un rato, tratando de no dejar de respirar.

¿Y durante el acto sexual?

Para compenetrarte con tu pareja mejor y daros más placer él uno al otro, contrae tú los músculos de la vagina cuando él esté haciendo la penetración. Esto hará que la fricción sea mayor y por tanto que ambos lo notéis más.

Una vez tengas la zona bien ejercitada, también podéis hacer que a modo de descanso, el deje dentro el pene y realices los ejercicios de Kegel con su miembro dentro de ti.

Con que ejercites unos minutos al día, en pocas semanas tendrás unos músculos fuertes, que te harán disfrutar más de tus relaciones sexuales.