domingo, 3 de marzo de 2019

Imagen tomada de: https://farmaciadelahorro.mx/

En un artículo publicado en la revista Annals of Internal Medicine de marzo de 2006 por miembros de la Universidad de Bergen, Noruega, y del Instituto Noruego de Salud Pública, se proponen investigar la relación ente el hábito de fumar, las muertes y las causas de muerte ocurridas en mujeres y hombres en la edad media de la vida (entre los 40 y los 70 años de edad).

La población estudiada procedía de residentes en condados rurales de Noruega; los participantes reclutados fueron finalmente 24.505 mujeres y 25.034 hombres, nacidos entre 1925 y 1941. La información inicial sobre el hábito de fumar fue recogida entre 1974 y 1978.

La situación del hábito de fumar fue evaluada a los 5 años y a los 10 años del primer examen. Las muertes ocurridas entre 1974 y el año 2000 fueron estudiadas a partir de los datos recogidos de los certificados de defunción. Los resultados fueron los siguientes: Durante el seguimiento de 25 años, fallecieron 2.333 mujeres y 4.680 hombres con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años. Entre mujeres y hombres, el 9% y 14% de los que nunca fumaron, respectivamente, y el 26% y 41% de grandes y crónicos fumadores (más de 20 cigarrillos/día), respectivamente, murieron en la edad media de la vida.

Esperanza de vida en fumadores


Los años de vida perdidos entre los grandes fumadores, entre los 40 y los 70 años de edad, fueron 1,4 años para las mujeres y 2,7 años para los hombres, comparados con los participantes que nunca fumaron. Los porcentajes de asociación entre tabaco y cáncer de pulmón fueron similares para las mujeres y para los hombres, mientras una mejor tasa de mortalidad de causa cardiovascular en las mujeres explica las diferencias de mortalidad para todas las causas, entre mujeres y hombres.

La conclusión de los autores es que el hábito crónico de fumar aumenta fuertemente el riesgo de muerte entre los 40 y los 70 años, tanto en mujeres como en hombres, mientras que dejar de fumar lo disminuye. A pesar de que los porcentajes de muerte por cáncer de pulmón son similares en mujeres y en hombres, las mujeres que fuman tienen menores tasas de mortalidad en la edad media de la vida (de 40 a 70 años de edad) que los hombres, con historias similares respecto al hábito de fumar, debido a que el porcentaje de muertes por causa cardiovascular es menor en las mujeres.

En consecuencia, el fumar activo ejerce un fuerte efecto negativo sobre la longevidad de las mujeres en la edad media de la vida.

Fuente: https://www.estrelladigital.es/articulo/empresas/debe-valorar-contratar-seguro-salud/20190222130240363347.html